Estrogen Fest

Ayer, en cuanto me entró la bajona llamé a Sandra. Por la noche íbamos a quedar, (junto a las demás chicas para celebrar el anti-San Valentín que hacemos cada año: en lugar de hacer algo romántico, hacemos una salida solo de mujeres) Pero no podía esperar a la noche, necesitaba ayuda extra para afrontar el día, así que Sandra vino a comer y estuvimos juntas toda la tarde. Estuvimos hablando sobre el blog, los avances que iba dando y también lo que estaba removiendo en mi interior: la melancolía al contar mi historia con Diego y la sensación de no haber aprovechado mi juventud. No sé, estaba muy bajonera. Pero Sandra sabe cómo animarme: entramos a nuestro grupo privado de Facebook, llamado EstrogenFest, donde con muchas otras amigas y amigas de amigas comentamos sobre tios macizos. Lo mejor no era (solo) alegrarse la vista, sino los comentarios que hacíamos: Obscenos, picarones, divertidos… algunos también muy muy brutos. Acompañado con un Gin-tonic y unas patatas fritas pronto cambié de estado de ánimo.

Después salimos a cenar con las chicas “estrogeneras” a un italiano, con todas menos con Carmen, porque queríamos terminar de cerrar todos los detalles de su cumpleaños sorpresa la próxima semana. Fuimos las más folloneras del local, y no era para menos: Carmen se lo merecía todo y más y nos emocionábamos y dábamos voces con nuevas y locas ideas para sorprenderla.

Como creo que comenté en el post dedicado a Sandra, Carmen y ella tienen una relación muy especial. Además de ser primas, y a pesar de llevarse unos 10 años, convivieron durante un tiempo y siempre ha sido “de la pandilla”. Es una mujer muy salá con la gracia natural que tiene la gente del sur y siempre anda dando ánimo a todos, aunque ella esté hundida. Siempre antepone el bienestar de los demás al suyo. Tiene una hija y está divorciada… lo suyo con Ricardo, su ex, fue una relación muy pasional pero también muy tormentosa. Ahora está pasando según sus palabras por “una etapa extraña”. Ella se ve en su plenitud, tanto amorosa como sexual pero sin apenas tiempo entre trabajo, familia y la casa. Su hija es su mundo, pero de cuando en cuando saca tiempo para quedar con nosotras. No se da grandes juergas pero siempre está ahí, cuando la necesitamos. Así que por eso se merece una fiesta como dios manda.

La idea era celebrar su cumpleaños el próximo viernes 20. Ella dejaría a su hija con su madre y después nos iríamos a ver 50 Sombras de Grey. (Esto es lo único que sabe ella, la pobre). Después la vamos a llevar a algún sitio de despedida de soltera, con los ojos vendados y puteándola un poco y hemos contratado a un Boy para que le haga un baile privado, que ella siempre se queja de que no ha ido nunca a un Boys, a lo que le contestaba Sandra: “Será porque tú no has querido”. Amenizado con una tarta con forma de “rabaco” que hará Rebeca, la repostera del grupo. Seguimos maquinando todos los detalles: Iríamos todas de rojo y despampanantes. Y esa noche en el terreno del ligoteo todas lo daríamos todo… bueno, excepto Rebeca y Gabriela que solo se les permitirá flirteos, que tienen parejas.

Después de habernos puesto hasta arriba de gnocci al pesto y de ultimar los detalles de la fiesta, fuimos a un pub donde Carmen se nos unió. Ella sabía perfectamente que habíamos quedado sin ella precisamente para hablar de su fiesta, así que no se lo tomó mal, tan solo murmuró un “Miedo me dáis”.

La noche fue bastante divertida: bailes, copas, risas… Un “Girls just want to have fun” en toda regla. Hasta flirteamos con unos chicos, aunque eran demasiado jóvenes y se quedaron muy cortados por tan esplendor de MSDSMEM (mujeres seguras de sí mismas en manada). También comprobamos que mi cambio era innegable, no pasaba desapercibida como antes, creo que por el cambio de actitud más que por el pintalabios rojo o el poder de la ropa interior sexy.

-Brillas- me dijo Rebeca, y me recordó lo que me había dicho mi jefe días atrás. Supongo que la evolución a una nueva y mejorada Claudia era real.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

"Tienes que cambiar y una polla de goma no va a cambiar lo que tienes que cambiar."    
-Sandra       


Algunos derechos reservados